24
Ene
09

La pequeña serie mundial y los cubanos reyes del azúcar.

cuban-sugar-kings
Por Angel Torres

El reciente fallecimiento del jugador timonero y ejecutivo cubano Preston Gómez el pasado lunes 13 de enero de 2009, me hizo recordar uno de los hechos más transcendentales en los anales de la pelota cubana, la creación de los Cubanos Reyes del Azúcar en 1953 que culminó con una victoria sin precedentes en la Pequeña Serie Mundial de la Triple A del Béisbol Organizado en 1959.

Con todos los cambios de franquicias que ha habido últimamente en las Grandes Ligas, no podemos dejar de pensar con añoranza en los desaparecidos CUBAN SUGAR KINGS, de Bobby Maduro en la Liga Internacional, Triple A. Mencionar a los Cubanos Reyes del Azúcar de Bobby Maduro, era quitarse el sombrero ante la organización que fue una cuña en la maquinaria de sucursales de la Ligas Menores, agregando que si no hubiera sido por el sangriento régimen que se apoderó de Cuba en 1959 los Reyes estarían desde hace mucho tiempo en las Grandes Ligas.

Esgrimiendo como lema: “UN PASO MAS Y LLEGAMOS”, los Sugar Kings lucharon frente a tremendas dificultades la mayor de las cuales la constituyó el hecho que no tenían una fuente de donde como ocurría con otros equipos del mismo circuito.
El Cincinnati que tenía un convenio de trabajo con los azucareros ayudó en algunos aspectos importantes sin dudas de ninguna clase, pero no así en el género humano, teniendo que contar los cubanos en su mayoría con peloteros nativos o latinos que no pertenecieran a otra organización de Liga Mayor. Eso sucedió desde que se cambiaron de la Liga Internacional de la Florida, donde jugaban bajo el nombre de “HAVANA CUBANS” de 1946 hasta que se situaron a un paso de las Grandes Ligas en 1954 al ingresar en la Liga Internacional de Clasificación Triple A, dirigidos por Regino Otero.

Debe señalarse que desde su inicio los Havana Cubans dominaron casi a su antojo los predios floridianos sobre todo con la novena de 1947 que es considerada una de las mejores de todos los tiempos, en la historia de las Ligas Menores, con un equipo que contaba en su elenco de lanzadores con Conrado Marrero (25-6), Julio Moreno (19-4), René Vega (12-7), Tony Lorenzo (12-10), Daniel Parra (11-4), Rafael Rivas (11-4), Limonar Martínez (9-4) y Fernando “Trompoloco” Rodríguez, (6-6).

En 1959 cuando los Sugar Kings ganaron la pequeña Serie Mundial dirigidos por Preston Gómez coronándose campeones absolutos de las Ligas Triple A de los Estados Unidos, contaban en su elenco con muy pocos peloteros de las sucursales de los Rojos de Cincinnati, como Ted Wieand, Walter Craddock, Ray Shearer, Larry Novak, Jesse Gonder y Lou Skizas. De todos el mejor lo era el griego Skizas que desertó del conjunto en el momento más inoportuno. Los otros vinieron a rendir lo que de ellos se esperaba en la segunda parte de la temporada sobre todo Gonder, quien era un jardinero tratando de convertirse en receptor y que por lo tanto hacia lo que podía.

Vencer a combinados como la del Richmond, nutrida de jugadores de los Yanquis de Nueva York al igual que al Toronto, Buffalo, Miami, Montreal, Rochester y Columbus, todos con serpentineros procedentes de los círculos mayores o de jóvenes en camino a los mismos, era sencillamente de gran notabilidad.

Para nosotros resultó inolvidable el final de la campaña de 1959 donde los Sugar Kings se proclamaron los “Reyes del Azúcar” al estilo de Celia Cruz.

Todo comenzó el 22 de septiembre de ese año, cuando los Reyes del Azúcar ganaron el derecho de acudir al Pequeño Clásico Otoñal, derrotando a Richmond 1-0 en La Habana contando con la labor monticular del cubano Raúl Sánchez y el puertorriqueño Luis “Tite” Arroyo. El desafío constituyó el más cerrado duelo de monticulistas de todo el campeonato, siendo el receptor cubano Enrique Izquierdo, el héroe de la jornada al impulsar al guardabosques izquierdo Ray Shearer con un hit en la segunda entrada.

Después de su hazaña los cubanos se dispusieron a enfrentarse con los ganadores del playoff en la Asociación Americana los Molineros de Minneapolis comandados por Gene Mauch. Estos últimos fueron escogidos como favoritos para ganar la serie porque los de la Liga Internacional no vencían a los de la Asociación Americana desde 1953, precisamente el año donde los Azucareros habían ingresado en el circuito. Sin embargo, los Sugar Kings confiaban en una novena integrada por los siguientes jugadores bajo el liderazgo de Gómez y su asistente Reinaldo Cordero:

LANZADORES: Mike Cuéllar, Emilio Cueche, Raúl Sánchez, Pedro Carrillo, Ted Wieand, Bob Morehead, Walter Craddock, Tite Arroyo. RECEPTORES: Jesse Gonder, Enriquez Izquierdo. JUGADORES DEL CUADRO: Rogelio “Borrego” Álvarez (1B), Elio Chacón y Octavo “Cookie” Rojas (2B), Pompeyo Davalillo (3B), Leonardo Cárdenas (SS). JARDINEROS: Daniel Morejón, Tony “Haitiano” González, Ray Shearer, Larry Novak, Carlos Paula.

Con la serie empatada a tres desafíos se celebró el partido decisivo el martes 6 de octubre de 1959 en el Stadium de La Habana o del Cerro, como ustedes prefieran llamarlo, con Tom Borland y Ted Wieand tirando los bultos postales por los Molineros y Reyes del Azúcar respectivamente.

Los visitantes anotaron las dos primeras carreras por jonrones de Lu Clinton en el cuarto episodio y de Macko en el séptimo. Raúl Sánchez entró a relevar en el octavo y transfirió a Tommy Umphlett, pero el futuro miembro del Salón de la Fama en Cooperstown, Carl Yastrzemski, lo forzó en segunda. Clinton se ponchó y Yastrzemski, quien en aquella época jugaba como segunda base, se robó la cámara intermedia donde posteriormente fue sorprendido por un gran tiro del receptor Enrique Izquierdo al camarero Elio Chacón. En la segunda parte del octavo los Reyes del Azúcar iniciaron la entrada con imparable de Chacón. El Haitiano González murió en flai al central, pero Daniel Morejón disparó doble por regla, al saltar la bola por sobre la cerca al primer rebote. Eso provocó la expulsión de Borland, quien fue sustituido por Murray Wall, que eliminó a Ray Shearer por la vía del ponche.

Le tocó el turno a batear a Borrego Álvarez pero el manager Gómez decidió enviar a Larry Novak como emergente. Novak, quien había constituido una completa decepción durante la mayor parte de la campaña, respondió conectando un indiscutible entre el jardinero central y derecho que sirvió para empatar el partido. Leo Cárdenas continuó los fuegos artificiales con otro sencillo que provocó la salida de Wall, a quien sustituyó Bille Muffett, hermano de la afamada tenista Billy Jean King. A continuación, Jesse Gonder salió a batear por Izquierdo pero solamente pudo elevar al jardín izquierdo.

En la parte final del noveno, Muffett transfirió al lanzador “Salivita” Sánchez presagiando lo peor. Pompeyo Davalillo se sacrificó, enviándolo a la segunda base, pero Muffett se creció ponchando a Chacón. Entonces empuñó la estaca Morejón, a quien los fanáticos presentes (entre ellos mi compadre Enrique Rojas Varela y quien les escribe), comenzaron a gritarle “Arriba Pata Chula, mete un hit”. El apodo se debía a que Morejón cojeaba bastante por motivo de un accidente en el campo deportivo algo parecido a lo que sucedió con el ex corajudo jugador, Bobby Valentine, posteriormente timonero en las Grandes Ligas y Japón.

Voy a describir cómo pude ver lo sucedido y cómo lo hubiera narrado de haber tenido un micrófono de FOX SPORTS TV-NETWORK en mis manos en ese momento.

“Ahí viene el lanzamiento de Muffet, Morejón le tira y conecta un roletazo saltarín entre primera y segunda. El camarero Yastrzemski le faja desesperadamente a la pelota, estira la mano del guante todo lo que puede, pero no le puede llegar a la pelota que sigue rumbo al jardín derecho. Por allá va Sánchez corriendo las bases como un loco, dobla por la esquina caliente y sigue rumbo al plato. Como impulsado por cohete viene el tiro del jardinero derecho el corredor avanza hacia la goma viene la pelota y Sánchez se desliza espectacularmente en la registradora, el receptor tiene la esféride en sus manos y salta sobre el corredor, pero Sánchez se le escapa por un lado, tocando al par la base con la mano y el hombre es… !QUIETO! en el pentágono. Los Cubanos Reyes del Azúcar se acaban de coronar como los campeones de la Pequeña Serie Mundial.

¿Verdad que fue un momento emocionante? Algo que llevaremos siempre muy adentro todos los cubanos amantes del beisbol sin resignamos a nuestro destino y sin doblegarnos a nuestra adversidad con la esperanza que algún día no muy lejano seremos libres nuevamente y podamos disfrutar sin tiranía, de las virtudes de la tierra más linda que ojos humanos han visto: !UN PASO MAS Y LLEGAMOS CUBANOS!


0 Responses to “La pequeña serie mundial y los cubanos reyes del azúcar.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


ANGEL TORRES

Editor deportivo, autor, historiador de béisbol y analista por televisión de las Grandes Ligas por el doble audio (SAP) de Fox Sports Netword, quien es conocido como "La Biblia del Béisbol"

RSS Noticias Fox Sport

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.
enero 2009
L M X J V S D
« Dic    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivos

Categorías

Archivo Deportivo

archivoEnero15-09

Pepón Canino Recuerda

pepon

Yeyo Canino dice:

YeyoCanino15Enero09

Cucodrilote opina:

Cucodrilote

Estadísticas del Blog:

  • 10,637 hits

Posts Más Vistos


A %d blogueros les gusta esto: